"ABRIENDO EL APETITO INFANTIL"

Los adultos muchas veces buscamos las respuestas sobre los niños sin realmente analizar ¿qué es lo que nos gusta a nosotros? o ¿qué es lo que realmente influye en nuestra propia conducta alimentaria como adulto?

Muchos padres acuden a mi consulta con preguntas sobre la alimentación infantil y sobre cómo fomentarla. ¿Cómo hacer que mi hijo disfrute de la comida? ¿Cómo hacer que no se haga extremadamente selectivo y podamos ir a distintos lugares sin tener problemas con el factor alimentario?




Para que caigamos en cuenta los adultos de muchos de los comportamientos y deseos infantiles es importante a veces preguntarnos: ¿cómo disfrutamos nosotros los ADULTOS de la comida? ¿tengo YO una relación sana con la comida?

El factor psicológico y emocional de la alimentación es crucial para fomentar una alimentación sana desde la infancia.

Cuando existen padres que tan tenido relaciones tóxicas o inestables con su propia alimentación pueden iniciar un proceso alimentario con sus hijos en el cual los adultos ya inician con un factor negativo, ansioso, o evitativo sobre el mismo.


¿Cómo puede un adulto apoyar emocionalmente a su hijo durante la comida si al mismo adulto le genera ansiedad la alimentación?

El primer paso es:

1. El adulto tiene que tener una relación sana y estable respecto a sus rutinas alimentarias y su relación con la alimentación. Si un adulto presenta ansiedad al comer, o tiene un pasado ansioso sobre el mismo es CRUCIAL lo trabaje. Esto es totalmente transmitido a los niños en el proceso alimentario.

Una vez el adulto se encuentra emocionalmente estable y tranquilo puede transmitir esta tranquilidad al niño en el proceso alimentario.


¿Cómo podemos abrir el apetito infantil de una manera sana y divertida?

1. Cuando son bebés es muy importante DEJARLES QUE EXPLOREN. Pueden tener 1 plato para darles de comer y uno más pequeño al costado para que el niño EXPLORE. ¿Cómo puede un bebé saborear y disfrutar la comida si a veces ni siquiera puede ver que le están dando? Al EXPLORAR su propia comida el niño investiga, degusta y DISFRUTA del proceso alimentario. Al hacer eso ustedes en la psiquis del niño realizan conexiones emocionales positivas que van a ser relacionadas con la alimentación. Estas memorias van a ser almacenadas en el cerebro del niño y luego utilizadas de manera positiva la siguiente vez que coman.



2. NO LO APRESUREN. ¿A quién le gusta que en el momento que almorzamos nos digan “¡apúrate, rápido, te quedan 2 minutos!”. A NADIE, entonces si a un adulto no le gusta que le apresuren en la comida para que ni siquiera pueda disfrutarla ¿por qué le va a gustar a un niño?

Denle el tiempo a sus bebés y a sus hijos de DISFRUTAR de la comida, de sentirla, saborearla sin apresurarles en nuestros mundos ajetreados con tiempos cortos de placer alimentario.



3. COMPARTAN de los momentos alimentarios. ¿Quién disfrutar de comer solo y ver al plato? NADIE, la mayoría de adultos al menos sacan el teléfono para distraerse. Entonces si los adultos necesitamos de la interacción para comer ¿por qué no va a necesitarla un niño? Los niños COMPARTEN y DISFRUTAN mucho a la hora de la comida. Hagan de este tiempo un momento único de placer. (les recomiendo leer mi otro artículo sobre el poder terapéutico de las cenas familiares)


4. Tengan rutinas y horarios claros en lo que respecta a la alimentación. ¿Qué pasa cuando un adulto no come a las horas que debería comer? Seguramente se molesta, se encuentra más cansado, come con más rapidez y no disfruta de la comida como lo hubiese hecho en sus horarios normales.

Lo mismo pasa con los niños, el momento que un niño tiene un horario y una rutina alimentaria puede disfrutar de esto con paz y tranquilidad y hacer un proceso alimentario sano. Pero si el niño come en el carro rápidamente, o desayuna en el bus es difícil que construya una relación sana y estable con la alimentación.


5. PREPARACIÓN CONJUNTA. Es muy frecuente que durante las comidas familiares los padres cocinen y los hijos se sientan en la mesa para recibir la comida. ¿Cuántos de ustedes preparan la comida con sus hijos? El momento que un niño es involucrado en el proceso alimentario con sus padres se siente parte de este proceso y se convierte en un PLACER. Ir probando cuanta sal falta, o que aliño se puede añadir son cosas que los niños DISFRUTAN y al hacerlo con ellos están promoviendo su apetito y su relación sana con la comida. !Inténtelo!! no se imaginan la emoción y el cambio que realizan emocionalmente con sus hijos al hacer esto. Esto no solo ayuda al proceso alimentario infantil si no que construye un APEGO sano con sus cuidadores principales.



6. NO CHANTAJEEN CON COMIDA. El momento que utilizan a la comida para castigar o premiar se vuelve una herramienta de condicionamiento y de castigo. ¿Qué hace esto en la relación de la comida con el niño? Esto hace que el niño aprenda que la comida no es algo de lo que se disfruta si uno una herramienta de CONTROL. Eso es un grave error ya que hace que los niños luego utilicen a la comida y el dejar de comer para controlar a sus padres y las reacciones que ellos tienen. Si ellos observan que la comida es una HERRAMIENTA van a utilizar en distintos escenarios y circunstancias cuando no sepan cómo manejar las situaciones que tienen en frente.

Si trabajan en estas pautas y presentan dificultades consulten a un profesional, podemos ayudarles a hacer que la alimentación se vuelva mágica, divertida y un momento de compartir entre padres e hijos.



Daniela Troya



10 vistas

+593 99 082 2316

Quito - Ecuador